Publicado en Microideas

Un buen momento para empezar un cambio


No pierdes nada por intentarlo. Concéntrate en estas diez estrategias durante un mes y analiza los resultados. Merece la pena.

1.Empieza poco a poco

Un error muy común consiste en aplicar toda la energía en el inicio del cambio. Administra tu energía como un preciado bien. No es que se vaya a agotar sino que un buen estratega sabe que necesita refuerzos continuamente.

2. Escríbelo

Está demostrado: cuando existe un compromiso escrito somos más constantes. Ojo, escribe tus compromisos y  míralos con frecuencia. Si los escribes y los olvidas, esta estrategia no sirve de nada.

3.Focálizate en hábitos diarios

Más vale focalizarse en algo concreto que hagas a diario que ser muy ambicioso y pretender cambiar todo de golpe. Busca indicadores medibles para saber que lo estás haciendo bien. Rechaza lo genérico, nada de quiero respirar mejor. Si quieres comprobar que respiras mejor, entonces proponte subir un tramo de escaleras sin ahogos. Así sabrás si has conseguido regular tu respiración.

4.No pierdas de vista tus objetivos

Ellos deben ser tus compañeros inseparables. Recuérdalo con asiduidad. La mente es una gran hacedora.

5.Se consistente

No tires la toalla a la menor de cambio. Piensa en los resultados y admite el sacrificio. Vale la pena el esfuerzo. Recuerda que todos los que consiguieron sus metas se esforzaron. Ponte modelos y aspira a ser como ellos. Todos necesitamos ejemplos. Eso ayuda a persistir.

6.No pares nunca de aprender

La curiosidad es tu gran compañera de viaje. Investiga, pregunta, lee, comenta…

7.Sal del aislamiento

Pedir ayuda o solicitar apoyo es la mejor idea que se te puede ocurrir. A todo el mundo le gusta echar una mano. La generosidad es una virtud prodigiosa que produce milagros.  Practícala tú también.

8.Permite los contratiempos

Entre el blanco y el negro media la escala de grises. No seas derrotista ni un autocrítico quisquilloso. Si algo puede salir mal, no te preocupes, probablemente salga. ¿Y qué? Ya estaba previsto en el plan. Échale un poco de humor y achácalo a la ley de Murphy: la tostada siempre cae por el lado de la mantequilla.

9.Confía en tu plan

Aunque aparezcan los nubarrones confía en que tu barco llegará a puerto.  Ten fe en tí mismo/a.  La fe mueve montañas.

10. Diviértete

Si no te lo pasas bien, no funcionará, así que procura buscar el lado apasionante al asunto. Nadie se compromete con un cambio que no va a deparar a corto, medio o largo plazo una gran satisfacción personal.

Anuncios

Autor:

Vivo en una ciudad del Norte de España, entregada a la pasión por aprender y transformar mi vida y la de los que me rodean en una aventura única. Creo en la gente y en las oportunidades que nos ofrecen las adversidades. He aprendido que el único pecado imperdonable es no arriesgarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s