Publicado en Pensando en voz alta

Demasiada preparación


Estoy escribiendo un nuevo libro. Me he documentado tanto que he tenido que vaciar varios estantes de la biblioteca para encajar las nuevas lecturas. El temor de no hacerlo todo lo bien que podría (una completa y absurda ilusión: ¿hacerlo mejor  respecto a qué? ¿alguien puede tomarse en serio, de verdad,  esta majadería?)  me retiene para poner punto y final al amado “hijo” y dejarlo vivir lejos de mí.  Suerte que esta tarde me he tropezado con las sabias palabras de  Emerson: “siempre nos estamos preparando para vivir, pero nunca vivimos” . Así que voy a aplicarme el cuento.

Imagen: Anna López para Cuaderno de Lecturas Editorial Primerapersona 

Anuncios

Autor:

Vivo en una ciudad del Norte de España, entregada a la pasión por aprender y transformar mi vida y la de los que me rodean en una aventura única. Creo en la gente y en las oportunidades que nos ofrecen las adversidades. He aprendido que el único pecado imperdonable es no arriesgarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s