Publicado en Vídeos Inspiradores

Replantearse


Hace tiempo que las Navidades quedaron atrás. Todos hicimos nuestros regalos. Pensamos en cosas materiales y no materiales con que agasajar a los nuestros y algunos también regalaron su tiempo. El  experimento, al que se refiere el vídeo, revela un hecho incuestionable: ¡nos pensamos eternos! Creemos que duraremos toda la vida, pero el tiempo es un niño caprichoso con alma de anciano.

«Tenemos en la cabeza que las personas van a estar ahí siempre», dice una chica en el transcurso del reportaje, «y a lo mejor no decimos un te quiero porque lo damos por hecho». ¿Nos tenemos que imaginar el peor de los casos para replantearnos nuestra comunicación, nuestros actos, nuestra forma de dar y recibir o de vivir? Cualquier minuto es bueno para pensar.

Anuncios
Publicado en Microhistorias

Feliz Navidad


«Más vale ser paciente que valiente; más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades», sabia reflexión de los Proverbios para Nochebuena.

Al oír «Los campanilleros», un villancico de mi tierra, como un pajarillo más que estoy en las ramas, echo a volar.

¡Feliz Navidad microcambieros!

*Esta versión pertenece al grupo musical Jarcha

Publicado en Pensando en voz alta

Noche de paz


En 1914, durante la tregua de Navidad, los soldados de ambos frentes cantaron «Noche de paz» el único villancico común que conocían en inglés y alemán.

Porque representa el susurro leve de una lejana noche que hizo historia,  lo recordamos año tras año en hogares e iglesias de medio mundo. La Navidad es una noche de paz cantada en cientos de lenguas, aprendida por numerosas generaciones de niños que crecieron, más tarde fueron padres, luego abuelos y un buen día desaparecieron de la historia para dejar paso a otro eslabón de transmisión.

Mi especial recuerdo en  esta Nochebuena a los enfermos, a las víctimas de guerras sin sentido, a los que se sienten solos y añoran a sus seres queridos, a los supervivientes, a los amantes de la paz y de la reconciliación y a todos aquellos que se conectan por un instante con su infancia para cantar en silencio este bello villancico austriaco.

¡Feliz Navidad!

Publicado en Pensando en voz alta

Y si la Navidad fuera…


microcambios

-Un momento en que se descarten reproches a tutiplén

-Un momento para pensar en que no hay nada perfecto

-Un momento para buscar afanosamente el sosiego por encima de la confrontación

-Un momento para valorar lo que hay en lugar de lo que debería haber

-Un momento para hacer un guiño al/ala rebelde que llevamos dentro. No todo tiene que ser «fabuloso»

-Un momento de opciones múltiples. ¿Por qué las decisiones tienen que ser entre esto o lo otro en lugar de esto y tal vez lo otro y tal vez otra tercera o cuarta opción?

-Un momento para comportamientos creativos

-Un momento de abrir los ojos y entender las necesidades propias

-Un momento de celebración de la vida

En su origen la Navidad se concibió para la celebración de un nacimiento, el de Jesús. Utilicemos la analogía para celebrar el nacimiento de una nueva forma de entender las relaciones con los demás. ¡Os deseo, microcambieros/as felices fiestas!

Publicado en Vídeos Inspiradores

Himno de la alegría


Sí, es víspera de Nochebuena y éste es mi mensaje: no dejarse apabullar por las dificultades, afrontar la vida con alegría y esperanza, no apagar el rescoldo nunca porque la vida es continuo cambio y crecimiento. Mi pensamiento y mi sentimiento está con los que afrontan un momento difícil y no ven luz.
Os deseo a todos los microcambieros una noche feliz en compañía de vuestras familias y/o amigos.

Publicado en Pensando en voz alta

La Navidad también es una actitud


Se acerca la Navidad y en todos los corrillos de amigos, compañeros de trabajo y familias aparece la cuestión de todos los años: ¿por qué obligatoriamente debemos estar felices, a cuento de qué? ¿Es necesario demostrar entusiasmo cuando vamos a estar en compañía de personas que no siempre son de nuestro agrado? Tú, como yo, habrás oído comentarios jocosos como: “lo mejor de las navidades es que, afortunadamente, pasan”. Incluso los chistes hacen referencia a la peliaguda cuestión: ¿cómo pasarás las navidades, bien o en familia?
Me gusta la escena de Qué bello es vivir, donde George Bailey, el protagonista, se arrepiente de haber nacido y tiene la ocasión de contemplar qué habría ocurrido si él no hubiera existido. Todo se aclara para George cuando ve que su existencia sí ha marcado una diferencia en las personas con las que ha mantenido una relación, tanto estrecha como casual. Y este descubrimiento sorprendente le cambia de forma radical. Frank Capra dirigió Qué bello es vivir para demostrar a una sociedad deprimida de posguerra que toda vida es preciosa y única, que nadie es prescindible si entiende que está aquí por y para algo.
Esa Navidad que nos preocupa y nos abruma sería mucho menos pesarosa si la viviéramos como si fuese la última, como si ya no hubiera más oportunidad de besar a nuestros hijos, de bromear con hermanos, primos y fastidiar a nuestros padres con nuestros toles toles habituales. Aun cuando al menor indicio de disputa familiar los buenos propósitos desaparezcan, es importante entender que lo primordial no es que tú seas feliz o estés contento sino de que los que son importantes para ti sientan que estás ahí, que no les diriges la palabra por obligación ni por aburrimiento, que estás ahí porque quieres. Estas fiestas se hacen tristes para muchas personas por las rencillas, los rencores, el recuerdo de que algo valioso: una relación estrecha, por ejemplo, se ha perdido.
La Navidad en sí es una simple creencia personal, de modo que cabe la posibilidad de elegir entre vivirla como la pesada obligación que creemos que es, o como una magnífica oportunidad para estar con los que amamos, para recordar juntos a los que nos faltan y añoramos todos los días de nuestra vida. La elección es bien sencilla: o te mantienes en tus trece y eliges pasarlas todo lo mal que te sea posible o te das la oportunidad de probar con otra creencia menos habitual en tu sistema: ¿y si lo veo desde otra perspectiva, con otra luz? Decidas lo que decidas, ¡feliz Navidad!

gruinalda-navideña

Publicado en Pensando en voz alta

Nochebuena


El niño canta en el seno
de Anunciación sorprendida.
Tres balas de almendra verde tiemblan en su vocecita.

Ya San Gabriel en el aire
por una escala subía.
Las estrellas de la noche
se volvieron siemprevivas.

Fragmento del poema de San Gabriel ( Romancero Gitano)  de Federico García Lorca

Esta noche nos reunimos millones de familias de todo el mundo para celebrar la Nochebuena. Forma parte de un rito pero también de un compromiso con la familia de sangre, los amigos que se añaden a ésta y las familias improvisadas cuyo nexo de unión es el aprecio o el deseo de pertenecer. En todas las casas habrá guisos. En algunas jaleo, en otras silencio. Muchas mesas tendrán el eco de los que ya no están y algunas la nueva alegría de los que se incorporan. Algunos se sentirán muy solos, aún en compañía, y otros, tal vez con un solo cubierto en la mesa resolverán que a pesar de todo vale la pena vivir y seguir adelante.  Sea cual sea vuestra realidad os deseo a cada uno de vosotros y a vuestras familias una feliz Nochebuena y una feliz Navidad. 

Cecilia M.