Publicado en Microideas

El amor está en lo que tendemos…


Me he acordado de este poema de Valente. Remato un año de poca escritura en Microcambios. Os deseo todo el amor que podáis dar y recibir. Nunca será poco ni demasiado. Siempre será equitativo y necesario. No hay mejor forma de despedir el año. Os deseo amor.

Manuel Viola (Museo Reina Sofía)


El amor está en lo que tendemos
(puentes, palabras ).

El amor está en todo lo que izamos
(risas, banderas).

Y en lo que combatimos
(noche, vacío)
por verdadero amor.

El amor está en cuanto levantamos
(torres, promesas).

En cuanto recogemos y sembramos
(hijos, futuro).

Y en las ruinas de lo que abatimos
(desposesión, mentira)
por verdadero amor.

José Ángel Valente

«Breve son» 1968

Publicado en Pensando en voz alta

Elección


 

murado

Pintura: Antonio Murado

Un año más se va y con él pequeños y grandes acontecimientos que nos han afectado de forma personal. Para empezar el nuevo ciclo nada mejor que sentarse frente a una taza de té o de café y saborear lentamente los versos del poeta. Que no se nos escape la vida como granos de arena entre los dedos.

 

«Pues el amor se me ofreció, y me acorbardaron sus desengaños;

los pesares llamaron a mi puerta, pero tuve miedo;

la ambición me reclamó, y me asustaron los riesgos.

Continuamente anhelaba, sin embargo, darle un sentido a mi vida.

Y ahora sé que debemos desplegar las velas

y coger los vientos del destino

adondequiera que lleven al barco».

Edgard Lee Master (Antología de Spoon River)

Publicado en Microhistorias

Una poesía


 

microcambios

 Pintura: Fortuny

Festejo el día de la poesía con este poema del Premio Nobel, Juan Ramón Jiménez. Me gusta desde niña. Fue mi puerta de entrada a la poesía, por eso se cuenta entre mis  favoritos.

¡Intelijencia, dame

el nombre exacto de las cosas!

… Que mi palabra sea

la cosa misma,

creada por mi alma nuevamente.

Que por mí vayan todos

los que no las conocen, a las cosas;

que por mí vayan todos

los que las olvidan, a las cosas;

que por mí vayan todos

los mismos que las aman, a las cosas…

¡Intelijencia, dame

el nombre exacto, y tuyo,

y suyo, y mío, de las cosas!

Juan Ramón Jiménez 

Eternidades, 1918

 

*Juan Ramón solo usaba la grafía j en lugar de la g, por eso en el poema se escribe intelijencia y no inteligencia.
Publicado en Microhistorias

El pájaro solitario


microcambios

Pintura: Santiago Arranz

Las condiciones del pájaro solitario son cinco. La primera, que se va a lo más alto; la segunda, que no sufre compañía, aunque sea de su naturaleza; la tercera, que pone el pico al aire; la cuarta, que no tiene determinado color; la quinta, que canta suavemente. Las cuales ha de tener el alma contemplativa: que se ha de subir sobre las cosas transitorias, no haciendo más caso de ellas que si no fuesen; y ha de ser tan amiga de la soledad y silencio, que no sufra compañía de otra criatura; ha de poner el pico al aire del Espíritu Santo, correspondiendo a sus inspiraciones, para que, haciéndolo así, se haga más digna de su compañía; no ha de tener determinado color, no teniendo determinación en ninguna cosa, sino en lo que es voluntad de Dios; ha de cantar suavemente en la contemplación y amor de su Esposo.

San Juan de la Cruz

Publicado en Vídeos Inspiradores

Non canta na Chà ninguén


Desde mi tierra de adopción, Galicia, recuerdo a los gallegos que están fuera de casa y desde aquí les mando un trocito del alma del poeta Manuel María en la voz de Fuxan os Ventos.

«…Galiza é o que vemos:

a terra, o mar, o vento…

¡Pro hai outra Galiza

que vai no sentimento!

Galiza somos nós;

a xente e máis a fala

¡Si buscas a Galiza

en ti tes que atopala!»

OS SOÑOS NA GAIOLA (MANUEL MARÍA)

 

Publicado en Pensando en voz alta

Una lluvia de palabras


 

microcambios

 

No inútilmente 

Contemplo yo a mi vez la diferencia,
entre el hombre y su sueño de más vida,
la solidez gremial de la justicia,
la candidez azul de las palabras.

No hemos llegado lejos, pues con razón me dices
que no son suficientes las palabras
para hacernos más libres.
Te respondo
que todavía no sabemos
hasta cuándo o hasta dónde
puede llegar una palabra,
quién la recogerá ni de qué boca
con suficiente fe
para darle su forma verdadera.

Haber llevado el fuego un solo instante
razón nos da de la esperanza.
Pues más allá de nuestro sueño
las palabras, que no nos pertenecen,
se asocian como nubes
que un día el viento precipita
sobre la tierra, para cambiar, no inútilmente, el mundo.

José Ángel Valente (Noventa y nueve poemas)