Publicado en Libros recomendados

¿Cuál es mi don especial?


Microcambios,

La coach Talane Miedaner  propone en su libro Coaching para el éxito una sencilla encuesta que podemos hacer entre la familia, los amigos y los compañeros de trabajo para descubrir (si es que lo ignoramos)  cuál puede ser nuestro talento especial. Lo importante no es atreverse a realizarla sino utilizar los resultados de esta encuesta de manera práctica: observar  el punto de vista de diferentes personas y reflexionar sobre las  respuestas.

  • ¿Cuál crees que es mi punto fuerte?
  • ¿Cual crees que es mi punto débil? (En este punto la autora insiste en que hagas la pregunta sólo si apetece hacerla. En caso afirmativo debes pedir que te contesten de forma constructiva y debes abstenerte de comentar nada de lo que te digan, solo tomar notas porque tu misión es reunir opiniones.)
  • ¿Qué talento innato ves en mí? ¿Qué es lo que hago naturalmente sin esfuerzo que sea especial?
  • Si yo saliera en la portada de una revista ¿qué revista sería y qué dirían de mí?
  • ¿Cuando expreso plenamente este don o talento?

A menudo nuestra habilidad más especial nos resulta tan natural que probablemente la damos por supuesta.

Según Miedaner solemos llevarnos una gran sorpresa con las respuestas de nuestros entrevistados. Y esa información orientativa puede sernos de gran utilidad, siempre y cuando comencemos a darle prioridad a ese talento. Eso significa expresarlo, compartirlo, concretarlo, serlo, vivirlo. En definitiva, poner acción en nuestros hallazgos  y realizar  algo que permita expresar plenamente ese don innato. Como segundo paso convendría reflexionar sobre la mejor manera de incorporar ese don especial, propio, a nuestra vida social y laboral. El resto vendrá sin  grandes esfuerzos de planificación.  Aparecerá de manera natural.

Anuncios
Publicado en Libros recomendados

Un libro curioso sobre el sentido de la vida


loquedeverdad

“En el pasado los estudios psicológicos se centraban sobre todo en intentar transformar el insoportable sufrimiento de los seres humanos en un sufrimiento tolerable, como alguno de los primeros psicólogos lo expresaron. Pero la época actual tendría que ser mejor. Ahora ya no queremos padecer un sufrimiento tolerable. Queremos ser felices y terminar nuestra aventura en la Tierra sintiéndonos satisfechos y llenos; por eso los mejores psicólogos se han arremangado y se disponen a ayudarnos.
Hoy día conocemos muchas cosas que mejoran la calidad de nuestra vida: los que tienen pensamientos positivos son más longevos; los matrimonios son más felices; el dinero hace milagros en los pobres y no aporta nada adicional a los ricos; los creyentes son más felices; la educación no es un factor en la felicidad; las relaciones sociales y las amistades, por el contrario, nos ayudan enormemente a ser felices; lo más asombroso es que las evidencias revelan que, salvo los cuarentones y cincuentones, la mayoría somos más felices con el paso de los años. También las mujeres son más felices e infelices que los hombres, porque son más mudables, sea lo que sea lo que esto signifique…
¿Qué vas a hacer ahora con esta avalancha de información basada sobre todo en análisis estadísticos? La estadística, como todo el mundo sabe, es una ciencia que nos indica la frecuencia con que una cara saldrá al lanzar una moneda al aire mil veces, pero no nos es útil cuando la lanzamos una sola vez. Los estudios son válidos para grandes grupos de personas, pero en el ámbito personal casi no nos aportan nada.
Recordar estos descubrimientos y tenerlos presentes es agradable y conveniente, pero si lo que buscas es dar sentido a la vida y tener sabiduría, deberás emprender tu propio viaje para lograrlo. Cómo máximo, estos descubrimientos científicos pueden ser como señales de tráfico a lo largo del camino”.

Lo que de verdad importa (pág 183) Haim Shapira (editorial Urano)