Publicado en Pensando en voz alta

Derrochadores de tiempo


veleta
La vida es lo bastante larga y, si todo ella se invierte bien, se concede con la amplitud necesaria para la consecución de la mayor parte de las cosas. Pero si transcurre entre exceso y negligencia,y no se emplea en nada bueno, sólo cuando nos oprime la última hora sentimos que se nos va lo que no comprendimos que pasaba. Lo que significa que no recibimos una vida breve, sino que la abreviamos; y que no somos indigentes de vida sino derrochadores. Así como riquezas abundantes y propias de un rey, si caen en mal dueño, al momento se disipan, y una fortuna módica, si la lleva un buen gestor, crece al usarla, así nuestro tiempo de vida rinde mucho más a quien lo administra bien.
Séneca
Del libro: Sobre la brevedad de la vida, el ocio y la felicidad (Editorial Acantilado)