Publicado en Artículos de blogs que nos interesan

Lo que piensa la gente sobre la felicidad


En mi paseo diario por la blogosfera me he tropezado con este artículo de Miguel Ayuso en  El Confidencial y me hago eco porque me parece interesante compartirlo. Comparto con Susan Biali y sus lectores gran parte de las reflexiones en torno a la felicidad. Añadiría, por contribuir con un granito de arena un verso autoría de Juan Ramón Jiménez: No corras, ve despacio, que donde tienes que ir es a ti mismo.

Los secretos de la felicidad explicados por la gente común

Hay tantos consejos para alcanzar la felicidad como personas quieran hablar de ella. El bienestar es una de las grandes preocupaciones del ser humano y, aunque la ciencia ha tratado de entender qué es en realidad lo que nos conduce a este,  todos podemos fabricar en un segundo un consejo que no desentonaría en cualquier libro de autoayuda. Aunque creamos lo contrario,todos sabemos qué cosas nos hacen felices.

Con la intención de saber cuáles son los consejos sobre la felicidad que sigue la gente común, la doctora estadounidense Susan Biali –que decidió abandonar la práctica clínica para dedicarse al coaching – preguntó a sus seguidores en Facebook qué le dirían a alguien de 20 años para que viviera la mejor vida posible.

La autora recibió docenas de respuestas y en  su blog  ha seleccionado las diez  que considera más acertadas:

1. “No te preocupes por las cosas sobre las que no tienes ningún control”, Karen E.

Para Biali, es importante que sepamos que en la vida siempre nos vamos a encontrar con obstáculos sobre los que no tenemos ningún poder. Y no tiene sentido malgastar fuerzas lamentándose por ello. “Debes gastar tu energía mental y emocional de forma prudente, guardándola para aquellas cosas que realmente importan, aquellos aspectos de tu vida y tus relaciones donde realmente tienes una influencia”, explica la doctora.

2. “Aprende a relacionarte con la gente. Por encima de todos los sueños y tu educación, la manera en que te relaciones y entiendas al resto de personas es el más importante recurso que puedes obtener”, Tara B.

Las personas introvertidas tienen muchas dificultades para desenvolverse en esta área, que según Biali es fundamental para vivir una vida plena. El ser humano es un animal gregario y, como tal, necesita del resto del mundo para ser feliz. Saber relacionarse, tener buenos dotes de comunicación y capacidad de empatía, es fundamental para desenvolverse con éxito por la vida.

3. “Nunca pongas tu autoestima en manos de otra persona”, Ramona T.

“Mucha gente a la que ayudo tiene baja autoestima y falta de confianza, con frecuencia debido a las cosas poco acertadas o dañinas que les han dicho otras personas a lo largo de sus vidas”, explica la doctora. Un buen ejercicio, explica, consiste en pensar cuales son los pensamientos negativos que tienes sobre ti mismo y preguntarse después cuáles son realmente ciertos y cuáles son producto de lo que piensan los demás de ti. Puede que te lleves una agradable sorpresa.

4. “Vive por debajo de tus posibilidades”, Paula D.

Se trata de una frase muy de moda, pero que no acabamos de entender. Según Biali, “te ahorrarás muchos disgustos y mucho estrés, y vivirás con mucha más libertad, si sigues este consejo de forma estricta, sin importar el crédito del que dispongas”.

5. “Mantén siempre una parte de tu vida al servicio de tu prójimo. No todo gira en torno a ti”, Gina P.

“Una de mis cosas favoritas de las investigaciones sobre la felicidad es que repetidamente revelan que nuestra mayor satisfacción viene de bendecir y ayudar a otros”, asegura Biali. “Si las cosas no van muy bien en tu vida, ayudar o conectar con otra persona que necesita soporte emocional hará que te sientas mejor (y, además, hará que mejore tu salud)”.

6. “No escuches la opinión de nadie sobre lo que debes hacer con tu vida. Eso incluye a tus padres. ¡Escucha a tu corazón!, Craig S.

Biali ha vivido esta situación en sus propias carnes: “Cuando empecé a decirle a la gente que quería ser una educadora de la salud y el bienestar, y bailarina, en vez de una doctora normal, la gente me respondió con críticas para que me sintiera culpable. Una persona me acusó incluso de robarle al gobierno, que había contribuido a financiar mi educación”. Los padres, asegura la doctora, te suelen decir cosas bienintencionadas, pero que están motivadas sólo por la seguridad. Pero lo mejor es que escuches lo que dicta tu corazón. Biali no escuchó a sus padres, sólo hizo lo que quería hacer, y no se arrepiente de ello.

7. “Sé fiel a ti mismo y no sigas a la masa”, Stephanie B.

No hacer lo que hace todo el mundo es difícil, puedes sentirte muy solo, o pensar que no encajas. Pero, como explica Biali, el concepto de “todo el mundo” es una gran mentira. Ahí fuera hay muchas personas que comparten tus inquietudes, lo único que puede ocurrir es que aún no las has conocido.

8. “La vida cambia, adáptate y disfruta del proceso”, Mayra L.

El camino de la vida está lleno de sobresaltos, muchos de ellos, como la muerte de un ser querido, injustos y difíciles de superar. Pero el espectáculo debe continuar. “Acepta lo que requiere de ti la nueva situación y crece con ello, te dará una fortaleza que no esperabas y te darás cuenta de que puedes volver a encauzar tus sueños”, asegura Biali.

9. “Ámate a ti mismo y a los demás lo suficiente para perseguir con valentía tus sueños y vivirlos”, Erin T.

“Los sueños que tienes el corazón están ahí por una razón”, explica la doctora. “Perseguirlos y alcanzarlos te darán una enorme dicha personal”. En su opinión debemos darle a los sueños la importancia que se merecen, y debemos tratar de cumplirlos por difícil que parezca.

10. “Esfuérzate para lograr lo mejor, prepárate para lo peor, y acepta cada lección de Dios como la bendición que te llevará a tu destino final”, Gina P.

Con este consejo de corte místico Biali cierra su selección de consejos para alcanzar la felicidad. En su opinión, “una vida bien vivida surge de una mezcla entre el optimismo, la sabiduría práctica y una actitud abierta para aceptar todo lo que ocurra, sea bueno o malo”. Para la doctora, todo lo que ocurre en esta vida ocurre por algo, aunque no sepamos ver su lado bueno hasta mucho más tarde.

Publicado en Libros recomendados

Lanzado al mundo: ¡Me mudo de sistema!


Me mudo de sistema

¡Me mudo de sistema! Cómo pasar de la resignación a la acción

Cecilia Monllor

Editorial Primerapersona 

Hace ya  dos años me embarqué en el  proyecto de  escribir un libro sobre cómo afecta el cambio  a las personas, qué resortes y mecanismos se activan cuando las circunstancias nos obligan al giro (cambio impuesto) o cuando nos hartamos y decidimos salir de la zona de confort para que se obre la transformación (cambio buscado). Me interesaba el proceso en sí, qué elementos comunes podían identificarse, qué transformaciones se obraban cuando abandonábamos creencias, hábitos y mentalidades fijas, cómo entendíamos el fracaso y el éxito y por qué tantas personas se estaban preguntando al mismo tiempo ¿Qué debo hacer con mi vida?  Pues bien, la respuesta a esta investigación personal ya ha salido a la luz, y su versión papel  está  disponible en las librerías on-line y en la red de  librerías independientes españolas, incluidas cadenas como FNAC, Casa del Libro y El Corte Inglés. Comparto con todos los microcambieros está jubilosa experiencia de dejar a un hijo vivir su vida independiente.

No es fácil poner punto final, pero lo he conseguido.  El destinatario de ¡Me mudo de sistema! es un lector/a curioso, interesado en el crecimiento personal, incoformista y ávido de conocimiento. El libro tiene la particularidad de incluir dos  anexos interesantes, Biblioterapia con valoraciones personales  de otros títulos  sobre temas que aparecen en el libro como: gestión emocional, cambio de hábitos, motivación, fijación de objetivos, creatividad, gestión del talento, procrastinación, gestión del tiempo, comunicación, atención plena, etcétera. Todos estos libros, en sí mismos, constituyen una biblioteca sobre el cambio.  El segundo anexo consiste en una propuesta para desarrollar un club de lectura sobre el propio libro.  Desconozco si existen otras obras con esta oferta, tal vez existan pero no me he tropezado con ninguna aún.  Aquí mi idea era sugerir al lector recursos y herramientas con los que empezar un viaje de once meses de duración, donde el reto del participante consistiera en fijar un objetivo y  comprometerse con su consecución. Para realizar este camino el participante contaría con el apoyo y la interacción de un grupo de personas (amigos, familiares o miembros del grupo con intereses similares).

¡Y esto es todo!

Publicado en Pensando en voz alta

El precio que pagamos


Microcambios, Cecilia Monllor

Pintura: Antonio Murado

El precio que pagamos por renunciar a nuestros sueños es incalculable. Nos arrogamos el derecho a la renuncia como una muestra más de nuestra incompetencia para gestionar nuestras vidas. Pensamos que viviremos siempre, que habrá tiempo para remediar el error o cambiar el rumbo, pero lo cierto es que estamos en este mundo un limitado número de años y que ninguno de nosotros sabe la hora en que  lo dejaremos todo como estaba, la página en el libro marcada, la lista de la compra con todo lo que falta, el papel de Hacienda sin arreglar, el cajón desordenado o el proyecto en curso, inconcluso. Comprender que no vivimos para siempre es la más lúcida certeza con la que llegamos a este mundo y sin embargo la luz siempre nos abandona en el momento justo cuando más lo necesitamos para encarar la tiniebla y distinguir las dificultades que supone tener el arrojo de decir sí o no a lo que llega con el soplo leve de lo desconocido, bajo el disfraz del miedo a no estar a la altura de las circunstancias.

Si uno no se resigna a tener una vidita o una vida pequeña, entonces… Sí,  entonces aparece la rabia del ¡basta ya!,  o el  quiero algo más en mi vida, no me conformo, me rebelo y el mecanismo de la transformación se pone en marcha para reordenar las prioridades, abandonar creencias, adoptar otra mentalidad y otra actitud, enfocarse en el aquí y ahora. Y por decisión propia uno actúa y se apasiona con su cambio. Eso, más o menos, significa Mudarse de sistema

Publicado en Pensando en voz alta

Un cuento chino


Murado, Microcambios
Pintura: Antonio Murado

El cambio es inevitable así que  la expresión “no cambiar nunca”  es un oxímoron. Todos cambiamos, querámoslo o no. Lo que sucede es que algunas personas fluyen como la corriente sin oponer resistencia al cambio y otros se empeñan en poner  puertas al campo.  Cuentan que un hombre  estaba poniendo flores en la tumba de su esposa cuando vio a otro hombre  colocando un plato con arroz en la tumba vecina. El hombre le preguntó:

—Oiga, ¿de verdad cree usted que su difunto vendrá a comer el arroz?

—respondió— cuando el suyo venga a oler sus flores.

Según el mensaje que me ha llegado de forma anónima en un correo de un amigo:

“Respetar las opiniones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener. Las personas son diferentes, por lo tanto actúan y piensan diferente.

No juzgues, solamente comprende. Y si no puedes comprender… Olvídalo”.

La sabiduría oriental ofrece cinco reglas para vivir en paz:

1. Liberar el corazón del rencor y del odio
2. Liberar la mente de preocupaciones
3. Vivir de la forma más sencilla posible
4. Dar más
5. Esperar menos

Publicado en Pensando en voz alta

El secreto mejor guardado: el sosiego


seichi-hayashi
Ilustración: seichi-hayashi

Según los estoicos el estado perfecto para un ser humano es el sosiego o la paz. No, la intensa alegría o el sesgo optimista. La razón, según esta escuela filosófica que cuenta entre sus seguidores a Séneca y Marco Aurelio, es porque un cultivo sosegado de las circunstancias ayuda a encarar las emociones negativas, no a arrinconarlas. Sentirse optimista o pesimista depende de las creencias que cada persona sostenga; es decir que las convicciones que tenemos son las que provocan el sufrimiento. Sigue leyendo “El secreto mejor guardado: el sosiego”

Publicado en Pensando en voz alta

Tomar conciencia de la cuerda


nudos
Ciertas personas tienen indiscutiblemente una notable capacidad de tener a los demás bien atados con nudos.
Hay quienes destacan en hacer nudos y quienes destacan en dejarse enredar.
Con frecuencia, ni el que ata ni el atado saben cómo sucede esto o no tienen conciencia de que ya está sucediendo.
Impresiona constatar hasta qué punto les resulta difícil a las partes en juego
ver lo que pasa.
No olvidemos que el hecho de no ver que existe un nudo
forma parte del nudo”.

Nudos
R.D. Laing

Publicado en Pensando en voz alta

La Navidad también es una actitud


Se acerca la Navidad y en todos los corrillos de amigos, compañeros de trabajo y familias aparece la cuestión de todos los años: ¿por qué obligatoriamente debemos estar felices, a cuento de qué? ¿Es necesario demostrar entusiasmo cuando vamos a estar en compañía de personas que no siempre son de nuestro agrado? Tú, como yo, habrás oído comentarios jocosos como: “lo mejor de las navidades es que, afortunadamente, pasan”. Incluso los chistes hacen referencia a la peliaguda cuestión: ¿cómo pasarás las navidades, bien o en familia?
Me gusta la escena de Qué bello es vivir, donde George Bailey, el protagonista, se arrepiente de haber nacido y tiene la ocasión de contemplar qué habría ocurrido si él no hubiera existido. Todo se aclara para George cuando ve que su existencia sí ha marcado una diferencia en las personas con las que ha mantenido una relación, tanto estrecha como casual. Y este descubrimiento sorprendente le cambia de forma radical. Frank Capra dirigió Qué bello es vivir para demostrar a una sociedad deprimida de posguerra que toda vida es preciosa y única, que nadie es prescindible si entiende que está aquí por y para algo.
Esa Navidad que nos preocupa y nos abruma sería mucho menos pesarosa si la viviéramos como si fuese la última, como si ya no hubiera más oportunidad de besar a nuestros hijos, de bromear con hermanos, primos y fastidiar a nuestros padres con nuestros toles toles habituales. Aun cuando al menor indicio de disputa familiar los buenos propósitos desaparezcan, es importante entender que lo primordial no es que tú seas feliz o estés contento sino de que los que son importantes para ti sientan que estás ahí, que no les diriges la palabra por obligación ni por aburrimiento, que estás ahí porque quieres. Estas fiestas se hacen tristes para muchas personas por las rencillas, los rencores, el recuerdo de que algo valioso: una relación estrecha, por ejemplo, se ha perdido.
La Navidad en sí es una simple creencia personal, de modo que cabe la posibilidad de elegir entre vivirla como la pesada obligación que creemos que es, o como una magnífica oportunidad para estar con los que amamos, para recordar juntos a los que nos faltan y añoramos todos los días de nuestra vida. La elección es bien sencilla: o te mantienes en tus trece y eliges pasarlas todo lo mal que te sea posible o te das la oportunidad de probar con otra creencia menos habitual en tu sistema: ¿y si lo veo desde otra perspectiva, con otra luz? Decidas lo que decidas, ¡feliz Navidad!

gruinalda-navideña

Publicado en Microideas

Una manera útil de honrar la vida: donar órganos


Ojalá no necesitemos nunca un trasplante de órganos. Ojalá  nadie de los nuestros pase por el sufrimiento del desasosiego de la espera. Ojalá comprendamos a tiempo lo importante que es ser donante. Y si por desgracia nos encontramos en la disyuntiva de tomar una decisión sobre los órganos de un ser querido, nos vendrá bien recordar que, en última instancia honrar la vida es lo más importante, por encima de nuestras creencias. Si quieres informarte, antes de tomar la decisión y hacerte donante, visita esta estupenda página web llena de información útil. http://donacion.organos.ua.es/submenu3/inf_sanitaria/carnet_donante.asp

Publicado en Pensando en voz alta

El dolor está dentro


Bernal Díaz de Castillo, como él mismo lo explica,  escribió sus crónicas para reivindicar el trabajo conjunto en la conquista de México. “Mi intento desde que comencé a hacer mi relación no fue sino para escribir nuestros heroicos hechos e hazañas de los que pasamos con Cortés, para que agora se vean y se descubran muy claramente quiénes fueron los valerosos capitane s y fuertes soldados que ganamos esta parte del Nuevo Mundo y no se refiera la honra de todos a un solo capitán; porque no hay memoria de ninguno de nosotros en los libros y memorias que están escritos, y sólo el marqués Cortés dicen en esos libros que es el que lo descubrió y lo conquistó, y los capitanes y soldados que lo ganamos quedamos en blanco, sin haber memoria de nuestra personas y conquistas, que por sublimar a un solo capitán quieren deshacer a muchos”.

El sentimiento de injusticia y dolor está muy presente en sus palabras y no parece tanto una acusación contra Cortés sino más bien contra el mundo en general por haber asumido la versión fácil de la historia en la personalización de un héroe. La mente de Bernal Díaz del Castillo está alimentando una creencia de  injusticia sobre un hecho del pasado que ya no existe y así lo manifiesta en su escrito. Con sus palabras quiere reivindicar la memoria y el heroísmo de muchos seres anónimos presentes en la conquista  (él tiene la creencia de que el mundo no les ha hecho justicia, ésta es su interpretación personal). Por lo tanto la injusticia que denuncia Díaz del Castillo no están en los hechos (muchos hombres anónimos contribuyeron a la conquista de México) sino en cómo piensa él que el resto del mundo ha interpretado esta evidencia (esto es, muchos hombres anónimos contribuyeron a la conquista de México). Parece un rompecabezas pero no lo es.

La ira y el descontento no provienen de nada exterior puesto que lo real es lo que es, sin más,  sino de la valoración personal de las emociones que esos hechos suscitan. Cuando juzgamos que el mundo comete un atropello estamos asumiendo algo que hemos creado nosotros, que de hecho no existe fuera de nuestra mente. Comprender esta idea tan sencilla es sinónimo de recobrar la paz. Y de paso de entender que resolver los problemas en el exterior es imposible. Sólo podemos afrontar nuestras creencias desde dentro por la vía de deshacerte de ellas, puesto que son variables, subjetivas y las has creado tú, pueden desaparecer y llevarse de paso el dolor y la ira.

A %d blogueros les gusta esto: