Publicado en Libros recomendados

La actitud del éxito


La actitud del éxito

Autora: Carol Dweck

Editorial: Ediciones B

Reseña: Aquí tenemos uno de los libros más brillantes publicados sobre la actitud en el aprendizaje. La autora disecciona las particularidades de lo que ella lama: mentalidad fija y mentalidad de crecimiento. La primera se caracteriza por la creencia de que venimos al mundo con una cantidad x de inteligencia y que ésta es inamovible. De acuerdo con esta creencia, la inteligencia se demuestra, se mide y por lo mismo el fracaso se observa como un muro infranqueable.  La mentalidad de crecimiento hace caso omiso al cociente intelectual de nacimiento. Se preocupa por el aprendizaje continuo, por superar los fracasos como parte necesaria del proceso de aprendizaje, por motivarse ante las dificultades. Las metas, para una y otra mentalidad son radicalmente distintas. Mientras la fija mira únicamente al punto de llegada como indicador, la otra tiene en cuenta lo que va surgiendo en el camino y toma nota de lo que resulta  útil y lo que no.

Lo que la autora considera clave para alcanzar una verdadera actitud de éxito está en las reglas claras:cuatro pasos importantes. La lectura de este libro servirá especialmente a los padres y educadores, por cuanto ellos tienen la responsabilidad de acabar con creencias limitadoras que sólo conducen a la frustración.Junto con  El elemento de Ken Robinson,  La actitud del éxito, es uno de los mejores libros sobre educación que se puede tener en una biblioteca.

A quién recomiendo la lectura: a educadores, padres, psicólogos, coach,  personas interesadas en el funcionamiento del talento y de la inteligencia.

Anuncio publicitario
Publicado en Pensando en voz alta

¿Qué tipo de mentalidad eliges?


La psicóloga e investigadora  Carol S. Dweck  ha logrado determinar, como fruto de sus investigaciones, la existencia de dos clases de mentalidad presentes:  la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento.

La mentalidad fija considera que los índices de inteligencia son inmutables, para cada persona el suyo, por lo que su posición ante el talento es radical: es innato y su desarrollo no implica esfuerzo por parte de la persona. Por lo general este tipo de mentalidad aborta su exposición al fracaso antes de que  suceda, ya que no intentará nada que considere fuera de sus posibilidades.  La mentalidad de crecimiento considera que el talento es evolutivo y exponencial, es decir crece según el esfuerzo y los recursos puestos en juego. Su actitud ante cualquier reto es de aprendizaje, aunque parte de situaciones de clara inferioridad.  Esta mentalidad defiende que los logros importantes se consiguen cuando existe un objetivo claro, un esfuerzo total y un baúl lleno de recursos.

¿A qué tipo de mentalidad te apuntas? ¿Quieres averiguar cuál es tu perfil? Muy pronto incorporaremos  en la sección  La Caja de Herramientas un post con el taller que Carol S. Dweck ha desarrollado para potenciar el paso desde  una mentalidad fija a una mentalidad de crecimiento.