Publicado en Pensando en voz alta

¿Quién hace lo que no te gusta?


“Es que esto no me gusta”, suelen decir los niños cuando les pides algo que les fastidia hacer. Entonces el adulto pone cara de circunstancias y dice aquello de:  “hay que hacer las cosas, tanto si te gustan como si no”. Y, o bien se zanja la disputa, o se echa leña al fuego con nuevas argumentaciones. Hay una fórmula mágica para canalizar esta protesta y consiste en formular la pregunta ¿quién hace lo que no te gusta? Responderla te obliga a pensar. De paso, descubres que ciertas cosas que te disgustan estás obligado a hacerlas por el simple hecho de que no hay posibilidad de que te sustituyan. Pero otras sí. Y aquí es cuando  Gracián aconseja: ” hacer uno mismo todo lo que agrada a los demás; por terceros lo que disgusta”.