Publicado en Pensando en voz alta

El latido de las ocho


(Dedicado a todos los corazones de la Tierra)

Gracias te doy corazón mío,
por no quejarte, por ir y venir
sin premios, sin halagos,
por diligencia innata.
Tienes setenta merecimientos por minuto.
Cada una de tus sístoles
es como empujar una barca
hacia alta mar
en un viaje alrededor del mundo.
Gracias te doy, corazón mío.
porque una y otra vez
me extraes del todo,
y sigo separada hasta en el sueño.
Cuidas de que no me sueñe al vuelo,
y hasta el extremo de un vuelo
para el que no se necesitan alas.
Gracias te doy, corazón mío,
por haberme despertado de nuevo…

Wyslawa Szymborska

Publicado en Microideas

El optimista: cientos de sugerencias para trabajos


El ingenio y el gracejo, gracias a Dios, que no falten. Me he divertido de lo lindo oyendo las cántigas de este optimista recalcitrante que se inventa cien y una solución para salir de la situación de desempleado.  Entre las sugerencias del optimista mis favoritas son: asolear bebés, hacer de perro y ladrar por la noche, inflar botellas, ensayar novias para el matrimonio, entrenar tortugas y ofrecerse de sapo para un experimento. ¡Qué no falte jamás la risa en Colombia, en España y en el resto del orbe! ¡Ah y por supuesto que los pueblos y los gobiernos que resultan de las votaciones democráticas tomen nota de que la gente quiere ganarse su pan con un trabajo digno! Y ya.

Publicado en Artículos de blogs que nos interesan

Dinero y conciencia


Recojo aquí la propuesta de Sergio Fernández en su blog Pensamiento Positivo de dedicar un tiempo a la visión de este vídeo (aviso que es un poco largo, pero también recuerdo la reflexión de Dolina sobre el aprendizaje) con la intervención de Joan Melé en una conferencia de la Escuela de Organización Industrial .  Merece la pena, de verdad.