Publicado en Pensando en voz alta

Elección


 

murado

Pintura: Antonio Murado

Un año más se va y con él pequeños y grandes acontecimientos que nos han afectado de forma personal. Para empezar el nuevo ciclo nada mejor que sentarse frente a una taza de té o de café y saborear lentamente los versos del poeta. Que no se nos escape la vida como granos de arena entre los dedos.

 

«Pues el amor se me ofreció, y me acorbardaron sus desengaños;

los pesares llamaron a mi puerta, pero tuve miedo;

la ambición me reclamó, y me asustaron los riesgos.

Continuamente anhelaba, sin embargo, darle un sentido a mi vida.

Y ahora sé que debemos desplegar las velas

y coger los vientos del destino

adondequiera que lleven al barco».

Edgard Lee Master (Antología de Spoon River)

Anuncios
Publicado en Artículos de blogs que nos interesan

Tu propia voz


microcambios

Pintura: Joaquín Sorolla

EL VIAJE

Un día supiste por fin
lo que tenías que hacer, y empezaste,
aunque a tu alrededor las voces
seguían gritando
sus malos consejos
aunque toda la casa
empezó a temblar
y sentiste el antiguo tirón
en los tobillos.
“¡Arreglame la vida!”
gritaba cada voz.
Pero no paraste.

Sabías lo que tenías que hacer,
aunque el viento hurgaba
con sus dedos rígidos
en las bases mismas
aunque su melancolía
fuese terrible. Ya era bastante
tarde, y una noche salvaje,
y la calle llena de ramas
caídas y de piedras.

Pero de a poco,
mientras dejabas las voces atrás,
las estrellas empezaron a arder
entre las sábanas de nubes,
y había una voz nueva,
que lentamente
reconociste como tu propia voz,
que te acompañaba
mientras te adentrabas más y más
en el mundo,
decidida a hacer
lo único que podías hacer — decidida a salvar
la única vida que podías salvar.

The Journey

One day you finally knew
what you had to do, and began,
though the voices around you
kept shouting
their bad advice – – –
though the whole house
began to tremble
and you felt the old tug
at your ankles.
‘Mend my life!’
each voice cried.
But you didn’t stop.

You knew what you had to do,
though the wind pried
with its stiff fingers
at the very foundations – – –
though their melancholy
was terrible.It was already late
enough, and a wild night,
and the road full of fallen
branches and stones.

But little by little,
as you left their voices behind,
the stars began to burn
through the sheets of clouds,
and there was a new voice,
which you slowly
recognized as your own,
that kept you company
as you strode deeper and deeper
into the world,
determined to do
the only thing you could do – – – determined to save
the only life you could save.

Fuente: http://el-placard.blogspot.com.es/2011/10/lluvia-y-otros-poemas-mary-oliver.html

Publicado en Vídeos Inspiradores

La sinfonía nº 2 de la Resurrección de Mahler


¿Tiene sentido nuestra vida? ¿ocurre algo cuando nos morimos?  ¿Se compadece Dios de nosotros si es que existe? ¿nos quiere como parte integrante de él mismo?  Mahler se hizo estas preguntas en la composición de su segunda sinfonía, llamada de Resurrección y logró una de las más bellas sinfonías de todos los tiempos. Nunca la había oído en directo hasta ayer por la noche y todavía me estremezco de la emoción.  Si alguna vez tenéis ocasión de escucharla interpretada por una orquesta  no os la perdáis. Podría escribir cientos de páginas sobre las emociones que suscita pero se trata de una revelación personal y única.  Oyéndola yo he entendido en toda su plenitud el sentido de la vida.  Comprendo perfectamente que fuera la sinfonía favorita de Juan Pablo II pues es la obra de un genio que ha comprendido qué es la vida.  Para cata os dejo unos minutos del movimiento final de esta joya con la intervención del coro.  El director es Simon Rattle y la  orquesta, la Sinfónica de Birminghan. Mi experiencia en directo ha sido con la Orquesta Sinfónica de Galicia bajo la dirección de Víctor de Pablo. ¡Indescriptible!

En esta página podéis escuchar dos movimientos más http://www.epdlp.com/compclasico.php?id=1051.