Publicado en Pensando en voz alta

Verdades filosóficas


Nada es miserable a menos que lo pienses así; y por otro lado, nada trae la felicidad a menos que te contentes con eso.

Boecio

Anuncios
Publicado en Pensando en voz alta

Estar con uno mismo


No es necesario que dejes la casa. Sigue sentado a la mesa y escucha. Ni siquiera escucha, sólo espera. Ni siquiera espera, permanece completamente inmóvil y solo. El mundo se presentará ante ti para que le quites la máscara… en éxtasis, se estremecerá a tus pies.

Franz Kafka 

Publicado en Pensando en voz alta

El problema sale a tu encuentro


La popular cita de John Lenon: “La vida es lo que te sucede mientras estas ocupado haciendo otros planes” (Life is what happens to you while your busy making other plans) viene muy a cuento para pensar en voz alta sobre los problemas que nos asaltan de forma inesperada: planeamos las vacaciones y entonces el niño se rompe una pierna, intentamos arrancar el coche y éste no responde, la sencilla transferencia que hacemos un día sí y otro, también cómodamente por internet, es imposible porque se ha colgado el servidor, íbamos por la calle y tropezamos y nos torcemos el tobillo.  Nimiedades, asuntos de fácil solución en la mayoría de los casos. No obstante, nos cambian el humor, nos alteran los planes y nos parecen obstáculos insalvables en el momento que ocurren. ¿Por qué tienen tanto poder sobre nosotros los imprevistos? ¿Será porque mentalmente no somos capaces de situarnos en el ahora y prestar toda nuestra atención a lo que está ocurriendo lo queramos o no? ¿Será que nos importa más lo que podría ser que lo que es en realidad? La única forma de cambiar un hábito es observar cómo llega el pensamiento y genera una emoción. Es en este punto donde se puede hacer algo, no después. Puede que te sientas arrastrado/a por esa respuesta automática pero si la observas habrás conseguido una información de gran utilidad para poder cambiar. 

Publicado en Artículos de blogs que nos interesan

Tu consentimiento


Post de la coach Patricia Haschuel

http://www.patriciahashuel.com.ar

Nadie te lastima, tú te sientes lastimado con la interpretación que tienes de lo que otros hacen.

Nadie te ofende, tú te sientes ofendido con las palabras que otros dicen de ti.

Nadie te provoca, tú te sientes provocado frente a las actitudes que otros tienen contigo.

Nadie te avergüenza, tu eliges sentir vergüenza cuando crees que tu imagen pública se pone en juego por lo que otras personas hacen.

Nadie te humilla, tu te sientes humillado frente a las reacciones que otros tienen contigo.

Nadie te molesta, tú te sientes molesto porque lo que hacen los demás, no es lo que esperabas.

Nadie te compromete, tu te sientes comprometido por tu forma de ser.

Nadie te ataca, tu te sientes atacado frente a los juicios de los demás.

Nadie te enfurece, tu te enfureces cuando los otros no hacen las cosas a tu manera.

Nadie te exaspera, tu te exasperas cuando los demás no cumplen con tus expectativas. Nada te aburre, tu te aburres cuando no sabes encontrar la alegría en las cosas.

TUS SENTIMIENTOS NO TIENEN QUE VER CON LOS DEMÁS. TU  TIENES EL PODER DE ELEGIR COMO SENTIRTE A CADA MOMENTO
Pasamos una gran parte de nuestro tiempo culpando a las personas o a las circunstancias de cómo nos sentimos sin darnos cuenta que nosotros podemos elegir.Entiendo si me preguntaras ¿Cómo hago para cambiar mi sentimiento cuando una persona me lastima o me ofende con sus palabras o con sus acciones?Y yo te diría que el otro hace lo que hace pero vos sos libre de elegir como sentirte con eso.

“Quien sabe resolver problemas es menos eficiente que quien sabe evitarlos.”
Si bien considero que lo que te estoy ofreciendo es un cambio de mirada es probable que no te resulte fácil al principio. El tema es que empieces a aprender a no tomarte en forma personal todo lo que el otro hace. A veces solo hace lo que puede o lo que sabe, pero eso no quiere decir que esté contra vos.He conversado con muchas personas y tuve la oportunidad de darme cuenta que no todos son conscientes del daño que hacen con sus palabras o con sus acciones en los demás.

El ave canta, aunque la rama cruja, porque conoce lo que son sus alas.

Desde la mirada ontológica decimos que todo vive en nuestra conversación. Y dado que es nuestra ¿Por qué muchos eligen perder en ella con pensamientos que les descolocan o les hacen sufrir? Dentro de tu mente sos amo y señor y dueño de pensar lo que quieras.¿Por que la próxima vez que alguien haga o diga algo que no sea de tu complacencia pensas que tal vez eso es lo único que puede o sabe hacer y que no tiene nada que ver con vos, ni con tu forma de ser? Quizás solo eso te permita salir de una postura de sentirte víctima del otro para pasar a una posición de responsabilidad y elegir cómo queres vivir tu vida.

“Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”. Eleanor Roosevelt