Publicado en Microhistorias

¡50!


Mafi

Ilustración: Mafalda (Quino)

Mi sueño de niña era ser Miguel de la Quadra Salcedo. Quería su bigote aguerrido, su aspecto de explorador, sus ojos hermosos y su carácter intrépido. Me quedé en periodista. El bigote lo soluciona cada mes la cera, los ojos hermosos los he creado dentro, en mi interior, el aspecto de explorador lo he resuelto gracias a un  un estilo excéntrico y un gusto por disfrazarme de yo y el carácter intrépido se ha quedado en el tintero: le tengo miedo hasta un inocente pollito. En estos primeros 50 años de vida he realizado buena parte mis sueños:

He escrito libros, he tenido tres hijos maravillosos, he dicho sí quiero con un calor de 40º a punto de quedarme soltera por ausencia del novio, he sido librera y editora, he levantado la mano para no quedarme con dudas en cuanto curso he hecho, he cultivado la amistad con empeño y dedicación, he leído cientos de libros, he logrado la casa de mis sueños y he aprendido a valorar a mi familia de origen, una especie de tribu del Amazonas en peligro de extinción.

Sólo pido para el resto de mi vida salud, paciencia, capacidad de perdón, agradecimiento y conservar los ojos soñadores y viajeros de Miguel de la Quadra Salcedo, esos que he creado para mí misma y que son un resumen de mis distintas edades: 5, 10, 15, 20, 25 hasta llegar a estos 50 recién estrenados.

Y que todos vosotros estéis aquí junto a mí para envejecer juntos en espera de lo inevitable.

Anuncios