Publicado en Pensando en voz alta

Estar con uno mismo


No es necesario que dejes la casa. Sigue sentado a la mesa y escucha. Ni siquiera escucha, sólo espera. Ni siquiera espera, permanece completamente inmóvil y solo. El mundo se presentará ante ti para que le quites la máscara… en éxtasis, se estremecerá a tus pies.

Franz Kafka