Publicado en Pensando en voz alta

El miedo a lo desconocido


Reducir algo desconocido a algo conocido alivia, tranquiliza, satisface y da también una sensación de poder. Lo incógnito conlleva además el peligro, la inquietud, la preocupación; el primer instinto es el de abolir estas desagradables situaciones. Primer principio: una explicación cualquiera es mejor que ninguna explicación. Ya que fundamentalmente se trata solo de una voluntad de liberarse de ideas opresivas, no se hila fino en cuanto a los medios para liberarse de ellas: la primera idea que explica lo desconocido como conocido hace tanto bien que ya se la “considera verdadera”.
F. Nietzsche

Cómo se filosofa a martillazos

Fuente: http://dementecircular.blogspot.com.es/search?q=michel+weiner

Imagen: René Magritte (Los amantes)