Publicado en Microhistorias, Pensando en voz alta

Ironía: ¿realmente quiero eso?


La ironía es el gran catalizador del mundo. Y W.W. Jacobs lo interpretó muy bien en su obra La pata del mono. Una familia consigue esta mágica reliquia que concede tres deseos. El cabeza de familia pide 200 libras para pagar la hipoteca y al día siguiente su único hijo muere en accidente y el padre recibe de indemnización 200 libras. El segundo deseo será que su hijo resucite y entonces un cadáver descompuesto empieza a golpear la puerta de su casa. Desesperado el padre pide que su hijo regrese al mundo de los muertos. Se detienen los golpes, el viento aúlla y una lámpara tintinea desamparada en la calle.

Fuente: John  Sutherland

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/jacobs/wwj.htm

Anuncios

Autor:

Vivo en una ciudad del Norte de España, entregada a la pasión por aprender y transformar mi vida y la de los que me rodean en una aventura única. Creo en la gente y en las oportunidades que nos ofrecen las adversidades. He aprendido que el único pecado imperdonable es no arriesgarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s