Publicado en Microhistorias

¿Yo puedo hacer algo?


A menudo me hago esta pregunta. Y hoy he encontrado una pequeña historia que me ha gustado mucho porque se reafirma en la teoría de que sí podemos hacer algo por los demás, aunque no sepamos quiénes son esos demás y no recibamos su agradecimiento. Carolee estaba en la cola del supermercado y la persona que estaba delante de ella no pudo pagar su compra porque había perdido su cartera. Rápidamente ella se puso en su lugar y se ofreció a pagarle su cuenta. Al día siguiente la señora le envío a Carolee el dinero de la cuenta y 93 dólares más. Carolee contó su historia en facebook y preguntó qué debía hacer con su dinero. Un amigo le sugirió que lo donara y así lo hizo. Al día siguiente varios amigos, inspirados por su historia, donaron también 93 dólares y se fueron uniendo unos a otros, así  sparcieron el mensaje de donaciones de 93 dólares entre sus contactos. Y de esta forma nació el club de los 93 dólares, de una sencilla historia que parte de la amabilidad y empatía de una chica en la cola del supermercado.
Fuente: http://www.danpink.com/three-tips-from-the-dragonfly-effect

Anuncios

Autor:

Vivo en una ciudad del Norte de España, entregada a la pasión por aprender y transformar mi vida y la de los que me rodean en una aventura única. Creo en la gente y en las oportunidades que nos ofrecen las adversidades. He aprendido que el único pecado imperdonable es no arriesgarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s